Search
Search

Manejar en roca no es simplemente “watatata” y esperar que el carro suba por algún milagro de los dioses del 4×4. A diferencia de la trocha de barro, la trocha de roca se caracteriza por ser muy técnica, lenta y de atención a los detalles… La primera vez que nos enfrentamos a un terreno rocoso técnico y subir por rocas por primera vez puede ser una experiencia desalentadora para un nuevo trochero que quiere cuidar su vehículo. Aparentemente hay poco margen de error entre los paneles de carrocería de chapa pintada brillante y el granito de 300 millones de años. Pero no te preocupes, la curva de aprendizaje suele ser rápida e indolora si manejas con cuidado, conoces tu carro y tus propias habilidades y obvio si sales con gente que te puede guiar y ayudar.

No importa si tienes miles de horas en la roca o si es tu primera salida… Los conceptos básicos aplican para unos y otros por igual.

Usa cambio bajos

Como ya lo dijimos, el manejo en roca es totalmente lento y de control, por esto nuestro primer consejo es simple… Pon tu carro en BAJO y PRIMERA, no importa si es automático, ponlo en primera (o L como en algunas cajas). De esta manera te aseguras que el carro va a andar lo mas lento posible y que la caja va a trabajar de manera “relajada”, ademas no vas a acabar el clutch. Las ganas de ir mas rápido solamente te harán perder tracción y control lo probablemente se convertirá en golpes a las latas de tu carro, a la parte de abajo o a la transmisión. Tomate tu tiempo y deja de los cambios bajos hagan su trabajo.

Camina y memoriza la ruta

El éxito en cualquier camino de trocha consiste en elegir la línea más suave que mantiene tu vehículo nivelado y con las llantas en el suelo donde pueden generar tracción. Esto comienza con saber dónde están tus llantas y memorizar el camino frente a ti a medida que desaparece debajo del capó. Si tu primera línea no funciona o te sales de ella, deberías poder alinearte nuevamente sin tener que retroceder por completo para poder analizar la situación. Además, nunca siga demasiado de cerca al 4×4 que tiene delante. Si todo lo que ve es la parte trasera de un 4×4, no está mirando el camino. Observa la linea del carro de adelante y analiza como ubica sus llantas… Piensa si esa linea funciona para ti y haz correcciones si es necesario. Un copi puede ayudarte a navegar terrenos difíciles, pero no dependas siempre de tu copi, aprende a conocer tu carro y tus propias capacidades. Escoge a tu copi con cuidado, asegúrate que tenga al menos el mismo nivel de experiencia que tu tanto de manejo como de la ruta y propongan ideas juntos. No confíes ciegamente.

Evita que las llantas caigan

Siempre que sea posible, debes cruzar los agujeros y surcos en el camino evitando que las llantas “caigan”. La mayoría de los neumáticos todoterreno tienen paredes laterales robustas con banda de rodadura. Esta parte de la banda de rodadura se puede utilizar al atravesar secciones difíciles del sendero. Por supuesto, la suspensión estirada y los neumáticos colgando en el aire hacen que las fotos sean geniales, pero puede ser arriesgado si hay una línea más suave y segura a través de una sección rocosa. Levantar uno de tus cuatro llantas del suelo reducirá tu tracción hasta un 25%. Además, evita que tus llantas caigan en agujeros y surcos. Caer en un agujero acerca la carrocería y el tren de transmisión al piso lo cual aumenta el riesgo de daño.

Ataca las rocas con las llantas

Así como quieres siempre tener las llantas apoyadas en el piso cuando estas pasando huecos, la mejor forma de atacar una roca es con la llanta, no trates de evitarla y mucho menos pasarla por el centro del carro, esto solo generara riesgo de golpes y daños. Atacar las rocas mantiene la transmisión y el cuerpo alejados de las piedras, donde pueden quedar atascados o dañados. Busca líneas razonables que encadenen un camino sobre la parte superior de rocas específicas y alrededor de las rocas más grandes que sobresalen que no se pueden escalar o montar. En última instancia, la idea es mantener la carrocería del vehículo lo más nivelada posible y todos los neumáticos en el suelo. Esto crea la mayor tracción y estabilidad, lo que te mantiene avanzando con mínimo riesgo.

Conoce el umbral de tracción

El umbral de tracción es ese punto justo antes de que las llantas pierdan tracción debido a una aceleración excesiva en una superficie determinada. Aprende a sentir el umbral de tracción en diferentes terrenos para evitar que los neumáticos patinen. Cuanto más tiempo pases aprendiendo esta técnica, mejor lo harás. Con el tiempo, adquirirás la capacidad de modular el acelerador para mantener una velocidad de rueda de tracción predecible y controlada sin que patinen los neumáticos. Esto permitirá que los neumáticos inflados se ajusten lentamente alrededor de las rocas y hagan el trabajo proporcionando un mejor agarre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola. En que te puedo ayudar?
Entérate de lo último de Urso Aceptar No gracias